Philips: Economía circular en acción

Para contrarrestar la cultura corporativa del exceso, el consumo y despilfarro de recursos, marcas de nivel mundial como Philips se reinventan en su carrera por reducir a un máximo su contaminación ambiental. El conglomerado avanza hacia la sostenibilidad en sus ramas de equipo médico, productos de consumo y sistemas de iluminación, sin perder de vista las necesidades particulares de los mercados meta.
Expresa Frans Van Houten, CEO holandés y miembro de la junta directiva de Royal Philips, “En Philips, creemos que el modelo económico vigente necesita un nuevo rumbo. Los recursos de nuestro planeta son finitos. Nuestro enfoque ha consistido en producir y consumir para después descartar, en lugar de proteger, mejorar y sostener. Es una estrategia miope, que ha puesto enormes, quizá irreparables presiones en nuestro medio ambiente, sencillamente para satisfacer nuestras necesidades”. El reto es frenar el consumo desmedido de recursos no renovables y promover la economía circular.

Una economía circular, según el sitio web de Philips Global www.philips.com/global, “pretende disociar el crecimiento económico del uso de los recursos naturales y los ecosistemas, mediante el uso de esos recursos con mayor eficacia”. Para dicho propósito, pueden citarse ejemplos aplicados en este momento.

En equipos médicos, la clínica de radiología Grönau, de la Universidad de Lübeck, se distinguió con la compra de un sistema de resonancia magnética Diamond Select * Advance. A este equipo médico se le dio una segunda vida reutilizando componentes como un imán renovado de 3000 kilos certificado para disponibilidad permanente para al menos 10 años. Totalmente renovable, puede ofrecer una reducción del 50% en el consumo de energía comparado a sistemas similares.

En productos de consumo, vale mencionar las pequeñas cafeteras unipersonales Senseo© Up, elaboradas con plásticos reciclables que enfrentaban dos retos: primero, cumplir con estándares estéticos de consumidores sofisticados y segundo, lograrlo mediante el uso de residuos electrónicos post consumo. Sus rasgos contemplan también la simplificación (reducción) del empaque y un sistema reducido de consumo de energía para su funcionamiento.

En iluminación los retos van de la mano de la tecnología LED, de rápida evolución que permite iluminar espacios personales o públicos reduciendo al máximo el consumo de energía, sin perder contacto con los consumidores finales. Los avances incluyen desde iluminación especial para hospitales infantiles hasta la invención de productos como el Power Gen2, cuyo gasto de energía se reduce por lo menos en un 50% y cuya arquitectura permite instalarse en cualquier tipo o tamaño de techo o cielo falso.

Estos ejemplos demuestran que la sostenibilidad (reforzada por la firma de 195 países del Acuerdo de París sobre Cambio Climático, durante la COP 21,impulsa a Philips a acelerar esfuerzos por transformar sus estructuras, modos de pensar y actuar, desde los más altos puestos hasta el consumidor final. Así, vemos como la carrera de Philips por alcanzar el objetivo de carbono neutral para 2020, representa la veloz aplicación de soluciones por adaptar este modo de pensar a su modus operandi.

 

Source: http://www.ecobanking.com/publicaciones/boletines-ecobanking/


SHARE: