¿Cómo pueden los bonos verdes ayudar a construir resiliencia después de COVID-19?

La crisis del coronavirus está poniendo drásticamente a prueba la resistencia de las economías y los sistemas de salud de América Latina y el Caribe. Al mismo tiempo, la región es extremadamente vulnerable a los riesgos climáticos y a los desastres como las inundaciones, la propagación de enfermedades y la pérdida de infraestructura.

El espacio fiscal de los gobiernos se está reduciendo considerablemente debido al débil crecimiento económico combinado con la caída del mercado petrolero, la fuerte caída de las remesas y el turismo, así como los bajos precios de los productos básicos. Dadas estas presiones presupuestarias sobre los gobiernos, la movilización de las finanzas del sector privado será fundamental para apoyar la recuperación económica.

¿Llegó la hora de los bonos verdes?

Los bonos verdes podrían ser un instrumento importante para movilizar recursos financieros que apoyen una recuperación económica alineada con la construcción de economías de cero emisiones netas y resilientes al clima.

En 2019, los bonos verdes progresaron de manera impresionante en la región hasta alcanzar aproximadamente USD 14 mil millones en emisión. Sin embargo, hasta la fecha, solo el 3-5% de los ingresos de los bonos verdes se canalizan hacia inversiones en adaptación al clima y resiliencia a nivel mundial. Esto se debe a la falta de conciencia sobre los beneficios de invertir en resiliencia, de metodologías comunes para evaluar el riesgo climático y de definiciones y taxonomías.

Para analizar estos temas, la División de Cambio Climático del BID organizó el seminario web “Construyendo Resiliencia a través de Bonos Verdes”.  Este seminario sigue al lanzamiento de los Principios de Resiliencia Climática (PRC) de la Iniciativa de Bonos Climáticos (CBI, por sus siglas en inglés) y el primer bono de resiliencia climática dedicado del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (BERD), que recaudó USD 700 millones en 2019 para financiar proyectos existentes y nuevos de resiliencia climática.

¿Qué cuenta como “inversión en resiliencia”?

Según los Principios de Resiliencia Climática, las inversiones en resiliencia son aquellas que mejoran la capacidad de los activos para persistir, adaptarse y / o transformarse para reducir el riesgo, evitar la mala adaptación, desbloquear el desarrollo y crear beneficios.

Las inversiones en resiliencia climática pueden centrarse en los activos (por ejemplo, cultivos resilientes al clima o mejorar la infraestructura existente) donde la intención es mantener o mejorar la resiliencia de un activo o actividad al cambio climático. Esto puede contribuir a proporcionar beneficios de resiliencia climática al sistema en el que el activo o actividad es parte, dependiendo del tipo de producto o servicio que proporciona el activo o actividad. Las inversiones en resiliencia también pueden centrarse en el sistema (por ejemplo, defensa contra inundaciones, conservación de manglares o techos verdes) donde la intención es brindar beneficios de resistencia climática al sistema más amplio, yendo más allá de simplemente garantizar el rendimiento de un activo o actividad durante su vida útil.

Los emisores de bonos también deben evaluar el riesgo climático e implementar medidas para reducirlos a un nivel manejable.

El objetivo general es tener activos que sean “adecuados para el propósito”, y que continuarán brindando servicios beneficios a pesar del cambio climático sin dañar el sistema donde se encuentran. Por ejemplo, si se utilizan cultivos resilientes al clima, debemos asegurarnos de que no habrá una pérdida general de productividad de la unidad agrícola o granja.

Los Principios de Resiliencia Climática podrían resumirse de la siguiente manera:

  • Se Centran en los riesgos climáticos físicos (por ejemplo, huracanes más intensos, inundaciones y sequías)
  • Son genéricos y aplicables a todos los activos / proyectos / actividades
  • Son aplicables durante la vida operativa de los activos, entendiendo y abordando criterios futuros e inciertos
  • Son cualitativos y basados en procesos, ya que las respuestas a las condiciones climáticas y choques son específicos del contexto
  • Consideran posibles compensaciones entre actividades emisoras y resilientes
  • Requieren monitoreo y reevaluación regulares

El primer bono de resiliencia climática del BERD

En 2019, el BERD introdujo los Bonos de Resiliencia Climática bajo su Cartera de Bonos Verdes existente y emitió un bono de USD 700 millones para financiar una cartera de actividades alineadas con los PRC y en cumplimiento con las políticas ambientales y sociales del BERD.

Actualmente, la mayor parte de la cartera está relacionada con proyectos de infraestructura resistente al clima, pero el marco del BERD permite la inclusión de operaciones comerciales resilientes al clima, y ​​sistemas ecológicos y agrícolas resilientes al clima.

Por ejemplo, un proyecto de inversión en infraestructura de riego marroquí se lleva a cabo en una región con escasez de agua. El proyecto es una alianza público-privada que brinda desarrollo de capacidades técnicas e institucionales y alienta la participación de la comunidad local y aumenta la participación adicional del sector privado.

Por otro lado, la rehabilitación y mejora de una central hidroeléctrica de Tayikistán aumentará su capacidad y fortalecerá los impactos proyectados relacionados con el cambio climático e incluirá asistencia técnica dedicada y desarrollo de capacidades.

Ambos proyectos abordan riesgos climáticos físicos específicos y permiten prácticas más eficientes que brindan múltiples beneficios. El bono fue muy bien recibido, con intereses de administradores de activos, bancos centrales y comerciales y fondos de seguros y pensiones.

¿Qué sigue?

Los PRC representan un punto de partida muy valioso para integrar explícitamente la resiliencia climática en el mercado de bonos verdes, aprovechando los protocolos, plantillas y procesos existentes de un mercado aún nicho pero en crecimiento.

Los PRC todavía está en desarrollo, ya que hay trabajo pendiente en el desarrollo de más criterios específicos del sector, estándares detallados y definiciones que acompañen los principios. En última instancia, su aplicabilidad dependerá de la naturaleza de cada sector y el contexto de cada región/país.

Identificar y evaluar los beneficios de invertir en resiliencia sigue siendo uno de los principales desafíos para lograr activos sostenibles a largo plazo. En particular, la falta de métricas específicas y fácilmente disponibles para capturar los riesgos climáticos dificulta la fijación de precios de las mejoras resilientes en el perfil de riesgo a largo plazo de las inversiones.

Los PRC también representa una forma de alinear los mercados de capitales a la transición más amplia del sector financiero hacia una mejor evaluación y gestión de los riesgos y oportunidades relacionados con el clima, impulsada por el Grupo de trabajo para divulgaciones relacionadas con el clima (TCFD) y la Red de bancos centrales para ecologizar el sistema financiero (NGFS).

Los avances en los entornos regulatorios y de supervisión, así como una mayor conciencia de los inversionistas sobre la exposición de las carteras al riesgo climático, mejorarán el entorno para emitir bonos de resiliencia climática. También es importante que los emisores interesados ​​en la región, incluidos los soberanos, los municipios y los estados, los actores financieros públicos y privados, identifiquen proyectos adecuados y procesos sólidos para presentar a los inversionistas inversiones resilientes al clima “adecuadas para su propósito”.

A medida que los países de la región diseñan planes de recuperación económica debido al COVID-19, el BID está comprometido a apoyar a sus socios para explorar estas oportunidades, aprender de los proyectos existentes financiados a través de bonos de resiliencia climática y explorar la experimentación de nuevos instrumentos y estructuras.

por Pamela Ferro | Gianleo Frisari | BLOGS BID

Español
X